La pandemia por la COVID-19 ha afectado al funcionamiento del cribado de cáncer colorrectal

  • Se ha analizado el impacto que tuvo la primera oleada de la pandemia de COVID19 en el funcionamiento del Programa de Detección Precoz de Cáncer Colorrectal, los resultados muestran una reducción del 43% del número de invitaciones previstas durante el año 2020.
NO12 - CCR i COVI_M Garcia - Imatge

La primera oleada de la pandemia de la COVID19 a principios del año 2020 tuvo un gran impacto en el normal funcionamiento del Programa de Detección Precoz de Cáncer Colorrectal del IDIBELL y del ICO. El programa interrumpió su actividad durante 5 meses. Para reducir este retraso se aumentó el punto de corte de la prueba inmunológica de sangre oculta en heces.

Un 43% de las personas que debían ser invitadas a participar en el cribado durante 2020 no recibieron la invitación. Este hecho ha supuesto un retraso que afecta a toda la población diana del programa, aproximadamente 500.000 personas. A corto plazo, se ha observado un impacto negativo en la detección precoz del cáncer colorrectal.

Éste es uno de los datos que se pueden extraer del estudio realizado por el grupo de investigación en detección precoz del cáncer del IDIBELL y del ICO que ha sido publicado en la revista científica Preventive Medicine.

 

¿Qué consecuencias tuvo el paro del programa?

En el estudio publicado, los investigadores han analizado los efectos, a corto plazo, de la COVID19 en el programa en el área metropolitana norte y sur de Barcelona.

Los datos muestran una disminución de un 5,1% de la participación y del 8,5% en la adherencia a la colonoscopia entre las personas invitadas durante los meses de enero a marzo de 2020. Sin embargo, cuando se reanudó la actividad del Programa en septiembre se recuperaron los niveles de 2019.

Se han observado efectos negativos de la interrupción del programa a corto plazo. Se ha producido una disminución de la detección de neoplasia avanzada y han aumentado los casos de cáncer detectados en estadios avanzados en comparación con los datos de 2019.

Núria Vives, primera autora del trabajo concluye que “para minimizar los efectos a largo plazo de la suspensión del Programa, es necesario implementar estrategias para recuperar el retraso en la invitación a participar y reducir el tiempo de realización de la colonoscopia después de un resultado positivo en el test de sangre oculto en heces”.

La actividad en las unidades endoscópicas se pudo reanudar a principios del mes de mayo de 2020 y se priorizaron en función del riesgo obtenido en el test de sangre oculta en heces. Así pues, y para impulsar la participación entre todas aquellas personas que habían quedado con un cribado incumplido, se implementó un sistema de mensajería a través del teléfono móvil (SMS) para recordar la necesidad de completar el proceso, sistema que se alargó hasta el mes de julio de 2020.

 

 

El Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) es un centro de investigación en biomedicina creado en 2004. Está participado por el Hospital Universitario de Bellvitge y el Hospital de Viladecans del Instituto Catalán de la Salud, el Instituto Catalán de Oncología, la Universidad de Barcelona y el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat.

El IDIBELL es miembro del Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Barcelona HUBc y forma parte de la institución CERCA de la Generalitat de Catalunya. En 2009 se convirtió en uno de los cinco primeros centros de investigación españoles acreditados como instituto de investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. Además, forma parte del programa «HR Excellence in Research» de la Unión Europea y es miembro de EATRIS y REGIC. Desde el año 2018, IDIBELL es un Centro Acreditado de la Fundación Científica AECC (FCAECC).

Ir arriba