El tratamiento con plasma convaleciente contra la COVID-19 no es efectivo

  • El estudio demuestra que no existen diferencias a la hora de presentar complicaciones que requieran hospitalización entre las personas con COVID-19 que recibieron la infusión endovenosa de plasma y las que no la recibieron.
URG-Entrada-ambulancia_15_08

Un ensayo clínico con la participación del IDIBELL y el Hospital Universitario de Bellvitge, impulsado por la Fundación Lucha contra el Sida y el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, ha concluido que la administración de plasma convaleciente con títulos altos de anticuerpos a pacientes con COVID-19 leve en los primeros 7 días desde el inicio de síntomas no reduce la progresión a enfermedad grave y hospitalización. Tampoco tiene efecto sobre la carga viral en los pacientes que se han sometido al tratamiento.

El plasma convaleciente es un tipo de inmunoterapia pasiva, es decir que se administra directamente anticuerpos al paciente, a diferencia de la vacunación o inmunoterapia activa en la que se estimula al organismo humano a producir anticuerpos. El coste relativamente bajo y la producción sencilla de plasma convaleciente dieron lugar a su uso generalizado en Europa y sobre todo en Estados Unidos.

Los resultados del ensayo clínico aleatorizado se han publicado en la revista Lancet Respiratory Medicine. El estudio ha contado con la participación de 376 voluntarios no hospitalizados de la región Metropolitana Nord y Metropolitana Sud de Barcelona y de la Catalunya Central. A la mitad de ellos se les administró una infusión intravenosa de plasma convaleciente y el resto de participantes recibieron una infusión de suero salino como sustancia placebo. A todas las personas participantes se les hizo un seguimiento médico durante 60 días y se demostró que no existían diferencias significativas en la tasa de hospitalización entre el grupo experimental (22 de 188 participantes, 12%) y el grupo control ( 21 de 188 participantes, 11%). Tampoco se vieron diferencias entre los grupos en cuanto a la reducción de la carga viral a los 7 días, en la duración de los síntomas, la necesidad de ingreso en la UCI, ni los parámetros inflamatorios pronósticos en sangre. El reclutamiento de pacientes tuvo lugar desde noviembre de 2020 hasta mayo de 2021, con seguimiento hasta julio de 2021.

Los investigadores del estudio han afirmado que “los resultados de este estudio no descartan definitivamente el uso de esta terapia que todavía podría ser efectiva si se mejora la dosis y la afinidad de los anticuerpos y procedimientos para procesar el producto. Por un lado, un producto con mayor cantidad de anticuerpos, y que éstos fueran específicos para la variante circulante podría incrementar su eficacia. Por otra parte, el plasma en Cataluña se somete a un proceso de inactivación de patógenos con azul de metileno que podría degradar los anticuerpos, y por tanto es necesario un cambio en el procesamiento para asegurar su integridad”.

Ir arriba