El impulso de las células beta pancreáticas en ratones abre la puerta a futuros tratamientos para la diabetis

NP29 Rovira_CRG - Imatge

Un equipo de investigación ha impulsado con éxito la formación de las células beta pancreáticas en ratones. Los resultados han sido posibles gracias a la identificación de un gen que es fundamental para la regulación de la cantidad de células productoras de insulina durante el desarrollo embrionario del páncreas. Los hallazgos, publicados hoy en la revista Genes and Development, pueden impulsar futuros tratamientos de la enfermedad.

El equipo de investigación, del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), Centro de Regulación Genómica (CRG) y la Universidad de Barcelona, estudió el gen del factor de transcripción silenciador RE1, también conocido como REST por sus siglas en inglés, usando modelos de ratón y pez cebra. También estudiaron organoides pancreáticos humanos. El equipo sospechaba que REST tenía un papel decisivo en el desarrollo del páncreas, pero los estudios hasta la fecha no habían sido concluyentes.

El equipo descubrió que REST se expresa en las células pancreáticas embrionarias que aún no se han diferenciado, también conocidas como células progenitoras, así como en las células adultas que forman el conducto pancreático. Los investigadores no detectaron rastros de la actividad de REST en las células beta adultas que producen insulina.

 

Una sección transversal de los islotes de Langerhans, un grupo de células dentro del páncreas que son responsables de la producción y liberación de hormonas que regulan los niveles de glucosa. Crédito: Miguel Angel Maestro/CRG

Los experimentos con modelos de ratón revelaron que al eliminar el gen REST en la etapa embrionaria temprana, antes de que se forme el páncreas, se duplicaba el número de células productoras de insulina. Los ratones mantuvieron las células en su edad adulta y tuvieron un peso normal. Experimentos en paralelo con modelos de pez cebra mostraron resultados similares.

La inactivación de REST no impulsaba la formación de células beta después de la formación del páncreas. La inactivaciónb de REST en ratones recién nacidos resultó en la formación de células endocrinas, pero estas no se mantuvieron hasta la edad adulta. La inactivación de REST en organoides pancreáticos humanos tampoco impulsó la formación de células beta, aunque los investigadores detectaron un incremento en la actividad de genes endocrinos.

Aunque es importante para el desarrollo del páncreas, hemos demostrado que REST no es el único guardián de la diferenciación endocrina. Sin embargo, si algún día se nos ocurriera un futuro cóctel de medicamentos para estimular las células productoras de insulina en el páncreas, sospecho que los inhibidores de REST serían parte de la receta. Ahora estamos probando si los inhibidores de REST pueden usarse para estimular artificialmente la formación de células beta en células en cultivo,” afirma Jorge Ferrer, autor principal del estudio y jefe del grupo de Regulación Genómica y Diabetes en el CRG.

Las nuevas terapias y tratamientos que pueden aumentar o reemplazar la cantidad de células beta en el páncreas transformarían el tratamiento de la diabetes, que afecta a más de 400 millones de personas en todo el mundo. Por ejemplo, para las personas con diabetes tipo 1, el único tratamiento alternativo a las inyecciones diarias de insulina son los trasplantes, que tienen efectos secundarios, y requirien tomar medicamentos inmunosupresores. También hay escasez de donantes de órganos. Ser capaces de aumentar el número existente de células directamente en el páncreas evitaría muchos de estos retos.

REST se suma a una lista muy corta de supresoras dominantes de la diferenciación endocrina durante el desarrollo del páncreas”, afirma Meritxell Rovira, coautora del estudio e investigadora con afiliación conjunta con el IDIBELL y la Universidad de Barcelona. «Los moduladores REST probablemente jugarán un papel importante para futuras manipulaciones para promover la endocrinogénesis en sistemas de modelos experimentales o terapias de reemplazo para la diabetes».

 

 

 El Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) es un centro de investigación en biomedicina creado en 2004. Está participado por el Hospital Universitario de Bellvitge y el Hospital de Viladecans del Instituto Catalán de la Salud, el Instituto Catalán de Oncología, la Universidad de Barcelona y el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat.

El IDIBELL es miembro del Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Barcelona HUBc y forma parte de la institución CERCA de la Generalitat de Catalunya. En 2009 se convirtió en uno de los cinco primeros centros de investigación españoles acreditados como instituto de investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. Además, forma parte del programa «HR Excellence in Research» de la Unión Europea y es miembro de EATRIS y REGIC. Desde el año 2018, IDIBELL es un Centro Acreditado de la Fundación Científica AECC (FCAECC).de l’any 2018, l’IDIBELL és un Centro Acreditado de la Fundación Científica AECC (FCAECC).

Ir arriba