Es necesario repensar cómo se pagan los costes de la radioterapia

  • Los costes de la atención a pacientes con cáncer no paran de crecer y ya es un gran problema para las políticas sanitarias.
  • No todos los países tienen los mismos modelos organizativos, pero se ha visto que el sistema de pago entre el gobierno y los hospitales es un factor determinante de la valoración que la política sanitaria hace de un tratamiento.
  • Es necesario financiar adecuadamente los tratamientos de eficacia ya demostrada, pero a la vez también es necesario, financiar innovaciones emergentes más inciertas para poder demostrar su impacto con datos del sistema sanitario.
Serveis Sanitaris_Imatge

Una de las preocupaciones más importantes para la política sanitaria de cualquier país es el creciente coste de proporcionar atención médica a la vez que se garantiza el acceso a tratamientos nuevos e innovadores que podrían alargar o mejorar la vida de los pacientes.

Esta cuestión es especialmente relevante en la atención oncológica ya que sus costes no paran de crecer. Sin ir más lejos, los gastos sanitarios de la radioterapia a nivel estatal fueron de 300 millones de euros, según los últimos datos disponibles.

Para controlar este gasto a la vez que se garantiza la calidad y la accesibilidad a los tratamientos, no todos los países tienen los mismos modelos organizativos, recomendaciones o sistema de financiación. En este sentido, una de las principales diferencias son los sistemas de pago entre el gobierno y los hospitales, se ha visto que es un factor determinante en la política sanitaria para afrontar su financiación. Además, aunque el creciente coste de la quimioterapia ha atraído la mayor parte del debate sobre estas políticas, las cirugías y la radioterapia también tienen importantes retos por delante para ser financiadas apropiadamente.

Ahora dos estudios publicados en las revistas European Journal of Surgical Oncology y Radiotherapy and Oncology por el grupo de Investigación en servicios sanitarios en cáncer del IDIBELL liderado por el Dr. Josep Maria Borràs, también profesor de la Universidad de Barcelona, ​​concluyen que las políticas de reembolso a los proveedores de salud deben basarse en una combinación entre: el número de intervenciones y la financiación adicional para atender las especificidades de la actuación o otras necesidades que aseguren la calidad y la recogida de datos. La investigación se ha realizado a partir de todos los datos publicados en revistas científicas e informes desde el 2000. Se han analizado los sistemas de pago o reembolso de proveedores que se utilizan actualmente en radioterapia y cirugía oncológica compleja del cáncer, incluidos los modelos de políticas.

Asimismo, según el Dr. Borràs: «Es necesario definir unos criterios comunes para el reembolso de intervenciones de eficacia demostrada, pero también financiar innovaciones emergentes con datos más inciertos. Todo en un entorno, como es el de la cirugía del cáncer y el de la oncología radioterápica, en el que es mucho más complejo hacer ensayos clínicos clásicos«.

Los resultados indican que la mayoría de los sistemas de salud europeos reembolsan la radioterapia mediante un sistema basado en presupuestos de pago por servicio o por componente del tratamiento con radiaciones ionizantes; mientras que pocos reembolsan los servicios según un modelo basado en el número de episodios de tratamiento ajustado por complejidad. Además, los modelos de reembolso para cirugías del cáncer se limitan mayoritariamente al tipo de diagnóstico y los ajustes aplicados por la complejidad de cada procedimiento quirúrgico. No obstante, hay una enorme variabilidad en el reembolso entre países, que resulta en diferentes incentivos y diferentes cantidades pagadas por la misma estrategia terapéutica.

«El papel clave de la cirugía y la radioterapia en el tratamiento del cáncer merece una cuidadosa política que apoye a los estándares de tratamientos asistenciales, así como una innovación prometedora, sometida a la necesidad de construir pruebas para definir su papel en la terapia multidisciplinaria del cáncer«, concluye el Dr. Borràs.

 

 

El Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) es un centro de investigación en biomedicina creado en 2004. Está participado por el Hospital Universitario de Bellvitge y el Hospital de Viladecans del Instituto Catalán de la Salud, el Instituto Catalán de Oncología, la Universidad de Barcelona y el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat.

El IDIBELL es miembro del Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Barcelona HUBc y forma parte de la institución CERCA de la Generalitat de Catalunya. En 2009 se convirtió en uno de los cinco primeros centros de investigación españoles acreditados como instituto de investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. Además, forma parte del programa «HR Excellence in Research» de la Unión Europea y es miembro de EATRIS y REGIC. Desde el año 2018, IDIBELL es un Centro Acreditado de la Fundación Científica AECC (FCAECC).

Ir arriba