La detección precoz por parte del personal de enfermería del deterioro de los pacientes COVID-19 mejora su recuperación

  • Un estudio constata que más vigilancia enfermera sistematizada mediante el sistema VIDA, desarrollado por el Instituto Catalán de la Salud y el IDIBELL, es capaz de detectar y prevenir las complicaciones evitables, los traslados a la UCI y la mortalidad intrahospitalaria
NO23 - Infermeria_COVID - Image

El sistema de Vigilancia e Identificación del Deterioro Agudo (VIDA) contiene un algoritmo adaptado de manera local a cada hospital del Instituto Catalán de la Salud (ICS). Este proyecto, desarrollado y liderado por Maria Eulalia Juvé jefa de grupo en el IDIBELL y adjunta de hospitales a la Dirección de Cuidados del ICS, identifica de forma precoz el riesgo de deterioro agudo mediante un sistema de puntuación y un algoritmo de decisión resultantes de la monitorización del paciente. Este sistema se implementó por primera vez en 2013 y, actualmente, se utiliza diariamente para ayudar a la toma de decisiones clínicas en los pacientes hospitalizados de los 8 hospitales del ICS.

Ahora, el Grupo de Investigación Enfermera (GRIN) del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) ha publicado un estudio en la revista BMJ Open. Este estudio tenía como objetivo determinar la asociación entre el riesgo de deterioro agudo, los factores de complejidad de cuidados y los resultados desfavorables en pacientes que han ingresado por COVID-19. Los resultados constatan que con el sistema de vigilancia es posible detectar más rápidamente complicaciones en el estado de salud de los pacientes, lo que evita de esta manera traslados a las unidades de cuidados intensivos (UCI) y consigue reducir la mortalidad intrahospitalaria o de otras complicaciones evitables debido a que permite actuar de manera más precoz. Se trata de un estudio de cohortes multicéntrico entre la población adulta ingresada por COVID-19 a siete hospitales de Cataluña.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), «los pacientes hospitalizados con COVID-19 requieren un control regular de las constantes vitales y, cuando es posible, utilizar sistemas de alerta que faciliten el reconocimiento precoz y permitan intensificar el tratamiento en el caso de deterioro del paciente«. Así, los sistemas de alerta precoz se han convertido en un componente importante de la gestión de la atención hospitalaria y son una buena herramienta clínica de estratificación y de apoyo a la toma de decisiones. Como explica Jordi Adamuz investigador del IDIBELL y enfermero del Hospital de Bellvitge, «el estudio ha permitido demostrar no sólo que el sistema VIDA es capaz de detectar pacientes con más complicaciones evitables, sino que también contribuye a disminuir la mortalidad intrahospitalaria«.

 

 

El Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) es un centro de investigación en biomedicina creado en 2004. Está participado por el Hospital Universitario de Bellvitge y el Hospital de Viladecans del Instituto Catalán de la Salud, el Instituto Catalán de Oncología, la Universidad de Barcelona y el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat.

El IDIBELL es miembro del Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Barcelona HUBc y forma parte de la institución CERCA de la Generalitat de Catalunya. En 2009 se convirtió en uno de los cinco primeros centros de investigación españoles acreditados como instituto de investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. Además, forma parte del programa «HR Excellence in Research» de la Unión Europea y es miembro de EATRIS y REGIC. Desde el año 2018, IDIBELL es un Centro Acreditado de la Fundación Científica AECC (FCAECC).

Ir arriba