El uso de las pipas de agua y la exposición pasiva a su humo son tan nocivos como el tabaco convencional

Fumar en pipas de agua, y la exposición pasiva al humo que producen, aumentan el riesgo de padecer cáncer de pulmón y otras enfermedades cardiovasculares. Es por este motivo que habría que regular su uso y garantizar el cumplimiento de la normativa.

shisha-4749223_1920

• A pesar de la prohibición de fumar en el interior de los locales de restauración y ocio, las pipas de agua, conocidas popularmente como ‘cachimbas’, se utilizan sin ningún tipo de restricción. Esto provoca que en estos locales se detecten niveles de nicotina en el aire y de partículas finas por encima de los niveles máximos de exposición.

• Fumar en pipas de agua, y la exposición pasiva al humo que producen, aumentan el riesgo de padecer cáncer de pulmón y otras enfermedades cardiovasculares. Es por este motivo que habría que regular su uso y garantizar el cumplimiento de la normativa.

• Estos resultados, fruto del primer estudio de estas características que se ha realizado en el Estado español y en Europa, se han publicado en la revista científica ‘Environmental Research’, especializada en investigación medioambiental y salud. El trabajo ha sido encabezado por investigadoras de la Unidad de Control del Tabaco del Instituto Catalán de Oncología (ICO) -Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y ha contado con la colaboración de investigadoras de la Universidad de Alcalá de Henares y de la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

 

Las pipas de agua, conocidas popularmente como ‘cachimbas’ o ‘shishas’, son una forma relativamente nueva de fumar tabaco en nuestro entorno, sobre todo entre las personas jóvenes. Sin embargo, su consumo y la exposición pasiva a su utilización no está exento de peligro, ya que aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, enfermedades respiratorias y cardiovasculares debido a los tóxicos derivados del tabaco y las partículas finas que emiten.

Un estudio realizado por la Unidad del Control del Tabaco del Instituto Catalán de Oncología (ICO) – Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) en 20 locales de la ciudad de Barcelona donde se fuma con ‘shishas’ de forma habitual, demuestra la presencia de nicotina y de partículas finas en la atmósfera en estos locales. Este es el primer estudio de estas características realizado en el Estado español y en Europa y ha sido publicado por la revista científica ‘Environmental Research’, especializada en investigación medioambiental y salud.

El equipo que ha analizado estos datos ha sido encabezado por investigadores de la Unidad de Control del Tabaco del ICO-IDIBELL y ha contacto con la participación de investigadoras de la Universidad de Alcalá y de a Agencia de Salud Pública de Barcelona, en el marco del Consorcio de Investigación Biomédica en Red (CIBER) del Instituto de Salud Carlos III.

 

La falsa creencia de la inocuidad de les pipas de agua

 

En el Estado español, a pesar de la prohibición de fumar en el interior de los locales de restauración, el uso de pipas de agua se está popularizando dada la creencia de que son productos innocuos, sin tabaco, por sus aromas afrutados y sabor dulce. Si bien se pueden consumir con productos derivados de hierbas diversas, sin tabaco, la mayor parte de preparados si tienen, como demuestra este estudio donde 19 de los 20 locales analizados tenían nicotina en el ambiente y en concentraciones elevadas.

La nicotina es un marcador específico y único de la combustión del tabaco, en este caso en las pipas de agua. Los elevados niveles de partículas finas provienen del mismo tabaco y los carboncillos incandescentes que contienen las pipas. Así pues, los resultados indican que, a pesar de estar prohibido el consumo de productos del tabaco en el interior de los bares, cafeterías o restaurantes, el estudio detecta niveles elevados de nicotina (1,15 microgr/m3 de media, con valores de hasta 8,16 microgr/m3) y de partículas finas (media de 230,5 microgr/m3, valor máximo de 1.758,10 microgr/m3), muy por encima de los niveles medidos en puntos control en la vía pública, de 0,03 microgr/m3 de nicotina y 10 microgr/m3 de partículas finas.

Según la primera firmante del estudio e investigadora del ICO-IDIBELL, Ariadna Feliu, “estos datos demuestran que hay que regular con más detalle el uso de las pipas de agua, con o sin tabaco, dada la gran concentración de partículas finas que producen y que son un riesgo para la salud”. Por su parte, Marcela Fu, coautora del articulo e investigadora ICO-IDIBELL, recuerda que “las pipas de agua son una puerta de entrada a la adicción a la nicotina entre los jóvenes y adolescentes que lleva al consumo de otras formas de tabaco”. Y todo ello en un contexto como el que estamos viviendo en estos momentos, de situación de pandemia global debido a la COVID-19, en el que el director de Epidemiología y Prevención del ICO y responsable del estudio, Esteve Fernández, remarca que “el uso compartido de las pipas de agua entre varias personas y el humo exhalado aumentan el riesgo de infección por coronavirus”.

ENLACES RELACIONADOS

Exposure to second-hand tobacco smoke in waterpipe cafés in Barcelona, Spain: An assessment of airborne nicotine and PM2.5. Feliu A, Fu M, Russo M, Martinez C, Sureda X, López MJ, Cortés N, Fernández E. Environ Res. 2020 May;184:109347.

Compartir en:

Ir arriba