Recomiendan el uso de fármacos antitrombóticos más potentes en el contexto del Código Infarto en pacientes de alto riesgo

El laboratorio de investigación cardiovascular del IDIBELL dirigido por el cardiólogo del Hospital Universitario de Bellvitge José Luis Ferreiro ha realizado un estudio sobre el efecto de los fármacos antiplaquetarios que se dan a los pacientes que sufren un infarto agudo de alto riesgo en el contexto de Código Infarto.

El estudio concluye que cuando llegan al hospital, en la mayoría de los pacientes estos fármacos aún no han surtido efecto. Por ello, en estos casos recomiendan el uso de antitrombóticos más potentes y sobre todo con un tiempo de actuación más rápido en pacientes de alto riesgo. Los resultados del estudio se han avanzado en la edición electrónica de la revista Thrombosis and Haemostasis.

 

Código Infarto
El Código Infarto es un protocolo de actuación urgente que puso en marcha el CatSalut en junio de 2009 que implica que «cuando se detecta un infarto en cualquier punto de Cataluña, en una ambulancia en la calle, en un hospital regional donde sea», explicó Ferreiro, «debe trasladarse de forma inmediata a un centro con servicio de hemodinámica donde de forma inmediata se le pueda hacer una angioplastia primaria, es decir, desobstruir los vasos sanguíneos que están provocando el infarto». «Este protocolo permite mejorar el pronóstico ganando tiempo, cuando antes se actúa, menos miocardio resulta dañado». Y es precisamente esta rapidez la que ha llevado a los investigadores del IDIBELL a plantearse si los fármacos antitrombóticos que se administran vía oral en estos casos: aspirina y clopidogrel tienen un efecto suficientemente rápido para ser útiles en este contexto.

 

Aspirina y clopidogrel
El estudio, realizado en 50 pacientes derivados a la Unidad de hemodinámica del Hospital Universitario de Bellvitge por un código infarto, concluye que el 25% de estos pacientes la aspirina sí les había hecho efecto, mientras que cerca del 90% de los pacientes el clopidogrel aún no había tenido el efecto deseado de inhibición plaquetaria. «El uso de fármacos más potentes y sobre todo más rápidos sería recomendable en los casos de infarto agudo y de alto riesgo en lugar de usar clopidogrel, y su beneficio compensaría un posible aumento del riesgo de sangrado» explicó José Luis Ferreiro que comenta «de hecho, una revisión del protocolo Código Infarto que está en curso está evaluando incluir el uso de estos nuevos fármacos que ya existen en el mercado pero que tienen un mayor coste que los que se usan actualmente».

 

Código Infarto en Bellvitge
El protocolo Código Infarto se puso en marcha en el Hospital Universitario de Bellvitge del 1 de junio de 2009, para una población de referencia de 1, 2 millones de habitantes. Actualmente, el hospital realiza cada año unos 650 códigos, mientras que antes de su implementación la actividad de la Unidad de Hemodinámica en infartos era inferior a los 250 casos anuales. Desde la puesta en marcha del Código Infarto la mortalidad intrahospitalaria por infarto ha pasado del 9,1% al 5,3% en los treinta días, y del 13,7% al 8% al cabo de un año.

 

Referencia del artículo
Ferreiro J.L., Homs S., Berdejo J., Roura G., Gómez-Lara J., Romaguera R., Teruel L., Sánchez-Elvira G., Marcano A.L., Gómez-Hospital J., Angiolillo D.J. and Cequier A. Clopidogrel pretreatment in primary percutaneous coronary intervention: Prevalence of high on-treatment platelet reactivity and impact on preprocedural patency of the infarct-related artery. Thromb Haemost 2013. doi:10.1160/TH13-01-0057

Ir arriba