Un estudio del IDIBELL cuestiona el dogma que afirma que cuando les faltan nutrientes las células se comen a sí mismas

DSC_0167.JPG

La autofagia es un mecanismo de protección que utilizan las células en situaciones de estrés. Degradan sus orgánulos y los reciclan para generar energía y sobrevivir. Hasta ahora se creía que en todas las situaciones de falta de nutrientes, las células iniciaban la autofagia. Un estudio del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) liderado por Cristina Muñoz-Pinedo cuestiona este dogma.

«Hemos comprobado en diversas líneas celulares que la falta de glucosa no induce la autofagia” ha explicado la investigadora. Los resultados del estudio se han publicado en la revista Journal of Biological Chemistry.

“Los inhibidores de la autofagia se están proponiendo como nuevos fármacos antitumorales, ya que se cree que la autofagia es un mecanismo de protección de las células tumorales para poder seguir creciendo en ambientes pobres en nutrientes” continúa Muñoz-Pinedo “y el hecho de que la privación de glucosa, un nutriente esencial, no conduzca a la autofagia hace que debamos replantearnos el papel de este mecanismo como respuesta a la falta de nutrientes”.

 

Referencia del artículo
Ramírez-Peinado S., León-Annicchiarico C.L., Galindo-Moreno J., Caro-Maldonado A., Prehm J.H., Ryan K.M. and Muñoz-Pinedo C. Glucose starved cells din not engage in pro-survival autophagy. The Journal of Biological Chemistry. 2013 sep 6. http://www.jbc.org/content/early/2013/09/06/jbc.M113.490581.abstract

Ir arriba