Las tres claves para eliminar el cáncer de cuello de útero: 90-70-90

  • En 2020 la OMS inició la campaña mundial por la eliminación del cáncer de cuello de útero a través de la vacunación del 90% de las niñas menores de quince años, el cribado al menos dos veces en la vida del 70% de las mujeres, y el tratamiento adecuado del 90% de las mujeres con lesiones precancerosas y cáncer de útero.
  • Cada día tenemos más información sobre las vacunas y los métodos de cribado más eficaces, con lo que alcanzar la eliminación de este cáncer está más cerca.
Facebook_Static_Posts_CAT_ICO_IDIBELL

Entre el 80 y el 90% de la población adulta sexualmente activa ha estado en contacto con el virus del papiloma humano (VPH), la infección de transmisión sexual más frecuente que existe. En la gran mayoría de ocasiones la infección se resuelve espontáneamente gracias a la acción del sistema inmunitario. Sin embargo, hay casos en que la infección persiste y puede llegar a causar lesiones precancerosas y finalmente cáncer de cuello uterino. También el VPH es responsable de les verrugas genitales.

Actualmente, se considera con las herramientas de prevención que tenemos que cáncer de cuello uterino causado por el VPH es un cáncer que se podra eliminar. El 17 de noviembre de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la Campaña para la Eliminación de este Cáncer. Para conseguirlo se deberían alcanzar 3 objetivos: vacunar almenos al 90% de las niñas antes de los quince años, que como mínimo el 70% de las mujeres participen en cribados al menos dos veces en su vida, y que el 90% de las mujeres diagnosticadas con lesiones precancerosas y cáncer de cuello uterino puedan acceder a un tratamiento eficaz.

En 2018 se estableció el 4 de marzo como Día Internacional para la Sensibilización del VPH. La conmemoración de ese día forma parte del compromiso de la Sociedad Internacional del Virus del Papiloma de aumentar la comprensión mundial sobre el virus y cómo nos afecta. Este año la efeméride tiene como lema: «Una preocupación menos«. El objetivo es capacitar a las personas con la información necesaria para tomar decisiones informadas sobre su salud.

 

Una vacuna eficaz contra el cáncer

Las vacunas del VPH protegen contra los tipos del virus que pueden causar càncer i también conrea las que pueden causar verrugas. Los ensayos clínicos de estas vacunas llevan muchos años demostrando su seguridad y eficacia evitando la infección, persistencia del virus y lesiones precancerosas. “Además, ahora empiezan a tenerse los primeros datos a nivel poblacional que indican su alta eficacia en la prevención de cáncer invasor, ya ha pasado quince años des del inicio de la vacuna, tiempos suficiente para poder completar la historia natural de la infección al cáncer y ver que las vacunas evitan las lesiones precancerosas y el paso siguiente de cáncer invasor”, indica la Dra. Laia Alemany, jefa del grupo de investigación en infecciones y cáncer del IDIBELL y del ICO.

Hasta ahora, y siguiendo la campaña de la OMS por la eliminación del cáncer de cuello de útero, se ha incorporado la vacuna del VPH en el plan de vacunación de la mitad de los países. La Dra. Alemany comenta: “Esto representa una vacunación a escala mundial del 15% de las niñas menores de quince años, pero debemos tener en cuenta que en países con gran peso poblacional como India o China la vacuna todavía está pendiente de implementación”. Por lo que respecta a Cataluña, las tasas de vacunación son muy buenas y ya han llegado a cubrir el 80% de las niñas.

La recomendación respecto al número de dosis también ha ido cambiando a medida que se han tenido más datos. Así como en un inicio la recomendación eran tres dosis a la edad de 11-12 años, ahora ya se ha establecido que dos son suficientes para conseguir la inmunidad. Incluso, ya se está estudiando reducirlo a una sola dosis, estrategia que acaban de aprobar en el Reino Unido, y que podría favorecer la implantación de la vacuna en todo el mundo.

 

Mejoras en el cribado

Hasta ahora el cribado se realizaba a través de citologías que inspeccionaban la posible presencia de lesiones precancerosas debidas a la infección por VPH. En Cataluña se recomienda que el cribado se empiece a los 25 años y se haga periódicamente hasta los 65 años.

Ahora están emergiendo pruebas moleculares, que detectan directamente el material genético del virus y que son mucho más sensibles, lo que permite diagnosticar más lesiones y espaciar mucho más los cribados –añade la Dra. Alemán-, además, este tipo de pruebas permiten identificar el tipo de VPH, y así poder hacer un seguimiento más estrecho si se trata de un VPH con alto riesgo oncogénico”.

El grupo de investigación en infecciones y cáncer del IDIBELL y del ICO está haciendo una prueba piloto con un dispositivo de automuestra que permite recoger la muestra para las pruebas moleculares en casa, evitando desplazamientos. Por ahora se está valorando la aceptación de la población a este nuevo dispositivo.

 

 

 

El Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) es un centro de investigación en biomedicina creado en 2004. Está participado por el Hospital Universitario de Bellvitge y el Hospital de Viladecans del Instituto Catalán de la Salud, el Instituto Catalán de Oncología, la Universidad de Barcelona y el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat.

El IDIBELL es miembro del Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Barcelona HUBc y forma parte de la institución CERCA de la Generalitat de Catalunya. En 2009 se convirtió en uno de los cinco primeros centros de investigación españoles acreditados como instituto de investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. Además, forma parte del programa «HR Excellence in Research» de la Unión Europea y es miembro de EATRIS y REGIC. Desde el año 2018, IDIBELL es un Centro Acreditado de la Fundación Científica AECC (FCAECC).

Ir arriba