Investigadores del ICO y el IDIBELL participan en un estudio internacional que mide el impacto de los objetivos de eliminación del cáncer de cuello uterino

hpv-vaccination

El año 2018, aproximadamente unas 570.000 mujeres en todo el mundo desarrollaron un cáncer de cuello uterino y alrededor de 311.000 murieron a causa de esta enfermedad. Un nuevo estudio en el que han participado investigadores del Programa de investigación en epidemiología del cáncer (PREC) del ICO y el IDIBELL y que ha sido liderado por investigadores de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) y el Centro Belga del cáncer del Instituto Sciensano, proporciona una evaluación global de los patrones de incidencia y mortalidad del cáncer de cuello uterino en todo el mundo. El estudio, que ha sido publicado hoy en la revista científica The Lancet Global Health, parte de las estimaciones de GLOBOCAN para el año 2018 disponibles en el Observatorio Mundial del Cáncer del IARC (http://gco.iarc.fr/today)y sirve como base para poder medir el impacto futuro de la enfermedad.

 

Hacia la eliminación del cáncer de cuello de útero como principal problema de salud pública

 

La infección persistente por el virus del papiloma humano (VPH) es la causa del cáncer de cuello de útero. Actualmente disponemos de nuevas herramientas altamente efectivas para prevenirlo, tanto de prevención primaria (vacunación VPH), como secundaria (cribado utilizando pruebas de detección del VPH). Así pues, en 2018, el director general de la OMS lanzó un llamamiento a todos los países del mundo con el fin de poder movilizar recursos para poner fin a la enfermedad. El objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es poder eliminar el cáncer de cuello de útero como problema de salud pública en todo el mundo vacunando el 90% de las niñas a la edad de 15 años, cribar el 70% de las mujeres de entre 35 y 45 años al menos dos veces y tratar el 90% de las mujeres de todo el mundo que sufran lesiones precancerosas o cáncer.

 

Aunque la eliminación de la enfermedad se puede lograr en pocas décadas en los países con altos recursos, tardará bastante más en el resto de países y, especialmente, a los más pobres. Sin embargo, si se alcanzaran los ODS establecidos para 2030, la eliminación se podría conseguir a finales del siglo XXI. Actualmente, la enfermedad es la principal causa de muerte relacionada con el cáncer en las mujeres en los países del este de Europa y en las regiones de África occidental. Por otra parte, China e India constituyen, sumadas ambas, más de un tercio de la carga cervical global con 106.000 y 97.000 casos y 48.000 y 60.000 muertes anuales, respectivamente.

 

«Este trabajo muestra, una vez más, que el cáncer de cuello de útero sigue siendo un gran problema de salud pública en el mundo y que afecta especialmente a las mujeres de los países con menos recursos. Los datos que se aportan permiten visualizar donde hay que priorizar e intensificar los esfuerzos para implementar de manera efectiva la vacunación y el cribado, ante la elevada carga de la enfermedad» señala Laia Bruni, investigadora del Programa de investigación en epidemiología del cáncer del ICO y el IDIBELL. Y añade, «Estos datos son esenciales como base para medir de una manera sistemática y comparable a los futuros logros en la prevención de este cáncer».

 

Ir arriba