Un gen conservado desde gusanos hasta humanos abre la puerta a nuevas estrategias terapéuticas en cáncer y en algunos tipos de ceguera

28703152561_46edd9c1ed_b (1)

Un estudio del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), liderado por Julián Cerón, ha demostrado la doble funcionalidad de una proteína, RSR-2, tanto en la maquinaria de transcripción del ADN como en el complejo de maduración del ARN (splicing) en el gusano C. elegans. Es la primera vez que se confirma esta función dual de una proteína en un organismo multicelular vivo. La proteína RSR-2 está conservada desde levaduras hasta humanos. Los resultados del estudio se han publicado en la revista PLoS Genetics.

Transcripción génica y ‘splicing’
El ADN que codifica proteínas pasa por diversas etapas para sintetizarlas. En este proceso hay dos maquinarias: el complejo de transcripción en la que el ADN pasa a ARN y el complejo de maduración del ARN (splicing) que implica la eliminación de fragmentos de la secuencia llamados intrones. Según ha explicado el investigador del IDIBELL Julián Cerón, “se ha demostrado en líneas celulares e in vitro que proteínas de las dos maquinarias interaccionan físicamente, y que proteínas de la maquinaria de transcripción están presentes en la maquinaria de splicing y viceversa. Sin embargo, la interacción funcional de ambas maquinarias no se había estudiado hasta ahora en un organismo multicelular vivo”.

Los investigadores generaron animales transgénicos y un anticuerpo contra la proteína RSR-2 para poder observar en qué lugares de la célula se encontraba y vieron que “como esperábamos estaba interactuando con secuencias de ADN con intrones y por tanto implicada en el splicing , pero también observamos que estaba asociada a genes sin intrones y por tanto implicada también en el proceso de transcripción génica” ha explicado Cerón.

Interacción con la vía del retinoblastoma
En investigaciones anteriores, Julián Cerón, había identificado una interacción genética entre el gen RSR-2 con la vía del retinoblastoma, una ruta genética desregulada en la mayoría de tumores humanos, “pero cómo RSR-2 pertenecía a la maquinaria de splicing y el retinoblastoma participa en el remodelado de la cromatina, en la maquinaria de transcripción, no sabíamos cómo interpretar esa interacción”. Demostrar que RSR-2 también funciona en la transcripción del ADN supone para Cerón “haber encontrado la pieza del puzle que nos faltaba. Si retinoblastoma y RSR-2 se necesitan mutuamente para funcionar, se abre la puerta a la modificación de RSR-2 como nueva estrategia terapéutica contra el cáncer”.

Diana en Retinitis pigmentaria
La proteína RSR-2 también podría ser una nueva diana terapéutica en ceguera humana por un tipo específico de retinitis pigmentaria. Mutaciones en el gen PRP8, presente en la maquinaria de splicing, provocan un tipo de ceguera progresiva conocida como Retinitis pigmentaria. Y el equipo de Cerón ha demostrado que la RSR-2, al igual que sus homólogos en levaduras y en humanos, interacciona con el gen PRP8 abriendo la puerta a nuevas terapias a través de la modificación de RSR-2.

 

Referencia del artículo
Laura Fontrodona, Montserrat Porta-de-la-Riva, Tomás Morán, Wei Niu, Mònica Díaz, David Aristizábal-Corrales, Alberto Villanueva, Simó Schwartz Jr, Valerie Reinke, Julián Cerón (2013) RSR-2, the Caenorhabditis elegans Ortholog of Human Spliceosomal Component SRm300/SRRM2, Regulates Development by Influencing the Transcriptional Machinery PLoS Genet 9(6): e1003543. doi:10.1371/journal.pgen.1003543

Ir arriba