Confirman la presencia de autoanticuerpos contra el interferón tipo 1 como indicador de un mal pronóstico del COVID-19

  • Un estudio del IDIBELL i el Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid demuestra que el 10% de los pacientes con COVID-19 severa presentan anticuerpos neutralizantes contra la citoquina interferón tipo1.
  • Estos anticuerpos impiden el buen funcionamiento de la respuesta antiviral y constituyen un factor de riesgo a presentar mayor gravedad.
NP13 - A Pujol_IFN COVID - Imatge2

Des de que en diciembre del 2019 se reportó el primer caso de neumonía causada por SARS-CoV-2 en Wuhan, este virus ha infectado más de 79 millones de personas y ha sido el responsable de al menos 1,7 millones de muertes en todo el mundo. La mayoría de los pacientes infectados por el nuevo coronavirus no presentan síntomas o estos son muy leves, un 3% desarrolla neumonía, y un 0.3 % evoluciona hacía estados más severos como el síndrome de distrés respiratorio agudo. No obstante, los factores que determinan la severidad con la que un paciente desarrollará la enfermedad siguen siendo desconocidos, desentrañarlos puede ser clave para mejorar el tratamiento y pronóstico de la enfermedad.

Estudios previos, con participación de la Dra Aurora Pujol, genetista y profesora ICREA del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), apuntaron que la citoquina interferón tipo 1 podría estar jugando un papel clave en el desarrollo de las formas más severas de COVID-19. Estos estudios mostraron que un 10% de los pacientes con formas graves de COVID-19 habían desarrollado anticuerpos propios contra el interferón. Además, estudios paralelos demostraron que mutaciones en la vía de señalización de esta citoquina también estaban relacionadas conCOVID-19 severo.

Ahora un estudio conjunto del grupo de Enfermedades Neurometabólicas del IDIBELL, liderado por la Dra. Aurora Pujol, y el Departamento de Medicina Interna del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid, encabezado por el Dr. Jesús Troya, ha confirmado que el 10% de los pacientes ingresados en este hospital con formas graves de COVID-19 presentaban autoanticuerpos contra el interferón. Además, han analizo el impacto clínico de la presencia de estos autoanticuerpos y del tratamiento con interferón exógeno.

 

El estudio publicado en la revista Journal of Clinical Immunology, comenta la Dra. Pujolno solo confirman la prevalencia de los autoanticuerpos en un número importante de pacientes con peor pronóstico, sino que además los correlacionan con biomarcadores bioquímicos ya en uso clínico, como la disminución de linfocitos o el aumento de la proteína C-reactiva, y subrayan el valor predictivo de estos anticuerpos contra interferón”. Estos resultados sugieren que la detección de autoanticuerpos contra el interferón a la llegada al hospital podría ser de gran utilidad para seleccionar esos pacientes con más probabilidad de sufrir hiperimmunidad (tormenta de citoquinas) y terminar en UCI, y así, poder adaptar el tratamiento administrado a estos pacientes, por ejemplo, intensificando la administración de interferón exógeno.

Por su parte, el Dr. Troya indica “en los datos recogidos hemos observado una correlación entre la presencia de autoanticuerpos y un mayor riesgo de muerte, no obstante, estos son resultados en una cohorte limitada de 47 pacientes y lo ideal sería ampliarlos con más pacientes”. “Por otra parte, no hemos visto que el tratamiento exógeno con interferón haya mejorado el pronóstico de los pacientes, esto puede ser debido que el grupo estudiado constaba de pacientes con la enfermedad muy avanzada. Proponemos estudiar la administración temprana de esta citoquina en pacientes con autoanticuerpos contra interferón en los primeros estadios de la enfermedad   para determinar su efectividad”, comenta el Dr. Troya. El estudio se ha realizado en colaboración con el laboratorio de Paul Bastard y Jean Laurent Casanova en Rockefeller University NYC / Imagine Institute en Paris.

Los interferones son proteínas de señalización similares a las hormonas que son esenciales en la defensa contra las infecciones víricas. Este tipo respuesta inmune es aún más importante en la lucha contra el virus SARS-CoV-2, ya que el propio virus tiene mecanismos para reducir la producción de interferón por parte de las células del sistema inmunitario. Por lo tanto, en las personas con anticuerpos contra esta citoquina los efectos se sumarían y el virus pasaría inadvertido para las defensas del organismo.

 

 

El Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) es un centro de investigación en biomedicina creado en 2004. Está participado por el Hospital Universitario de Bellvitge y el Hospital de Viladecans del Instituto Catalán de la Salud, el Instituto Catalán de Oncología, la Universidad de Barcelona y el Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat.

El IDIBELL es miembro del Campus de Excelencia Internacional de la Universidad de Barcelona HUBc y forma parte de la institución CERCA de la Generalitat de Catalunya. En 2009 se convirtió en uno de los cinco primeros centros de investigación españoles acreditados como instituto de investigación sanitaria por el Instituto de Salud Carlos III. Además, forma parte del programa «HR Excellence in Research» de la Unión Europea y es miembro de EATRIS y REGIC. Desde el año 2018, IDIBELL es un Centro Acreditado de la Fundación Científica AECC (FCAECC).

Ir arriba