La red de nuestro cerebro que está activa en situación de reposo se desactiva cuando realizamos alguna tarea ya sea emocional o cognitiva

Publicado en PLoS ONE Investigadores del IDIBELL han demostrado que varias regiones cerebrales conocidas como Red en Modo de Defecto presentan actividad en situaciones de reposo y cuando inducimos alguna tarea al cerebro esta red se desactiva.
El estudio, realizado en personas sanas, demuestra también que si la tarea requiere más esfuerzo cognitivo, se extiende la desactivación a otras áreas más allá de esta red. Los resultados de esta investigación se han publicado en la revista PLoS ONE.
Desde la invención del electroencefalograma a principios del siglo XX se sabe que incluso cuando no hacemos nada, nuestro cerebro está activo. Con la llegada de nuevas técnicas de imagen como PET o la Resonancia Magnética Funcional se ha podido ir definiendo qué áreas de nuestro cerebro están activas mientras nosotros no lo estamos. La Red en Modo de Defecto (DMN) es una red bien definida que se relaciona con los pensamientos de autopercepción y autoreferencia social.
El grupo de investigación en Psiquiatría del IDIBELL, liderado por Josep Manuel Menchón, ha realizado un estudio con 50 personas adultas y sanas a las cuales se ha realizado una resonancia magnética funcional en estado de reposo, mientras realizaban una tarea emocional y mientras realizaban una tarea cognitiva compleja.
Los resultados del estudio demuestran que las áreas DMN están activas cuando el individuo está en reposo y que se desactivan cuando les inducimos a realizar una tarea. Es necesario que la red reduzca su actividad para activar otra región, responsable de realizar esta tarea.
Tareas emocionales o cognitivas
Esta tarea puede ser emocional como el aparejamiento de caras según las emociones que expresan, o cognitiva como por ejemplo responder correcta y rápidamente un test de stroop (escribimos el nombre de un color por ejemplo “verde” en color rojo, el individuo debe responder en qué color está escrita la palabra. Es una prueba que requiere atención y esfuerzo).
El estudio demuestra que en esta segunda situación, una tarea cognitiva compleja, la desactivación se extiende a una región que no pertenece a la DMN, la ínsula posterior, pero que tiene que ver con el procesamiento de los inputs somáticos («la capacidad de sentirnos corporal o visceralmente») que normalmente procesamos de manera constante cuando estamos en reposo.
El investigador del DIBELL y coautor del estudio, Narcís Cardoner, explica que el interés en la investigación de esta red es “entender mejor el funcionamiento de nuestro cerebro y también, en un siguiente paso, estudiar si el funcionamiento alterado de esta red está relacionado con diversas patologías como la esquizofrenia, la depresión, el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) o el Alzheimer”. “En enfermedades denominadas funcionales, es decir que no presentan ninguna lesión es probable que los pacientes tengan esta red alterada, que tengan dificultades para desactivarla, cuando no están en reposo: Aprender a regular o modular esta actividad podría ser una forma de mejorar algunas patologías pero” advierte Narcís Cardoner “todavía estamos al principio del camino”.
Este estudio se ha realizado en colaboración con el Melbourne Neuropsychiatric Center (Bien Harrison) y con el grupo de Neuroimagen CRC-Mar (Jesús Pujol)

Referencia del artículo
Harrison B.J., Pujol J., Contreras-Rodríguez O., Soriano-Mas C.*, López-Solà M.*, Deus J., Ortiz H., Blanco-Hinojo L., Alonso P.*, Hernández-Ribas R.*, Cardoner N.* and Menchón J.M.*. Task-Induced Deactivation from Rest Extends beyond the Default Mode Brain Network. PLoS ONE 6(7): e22964. doi:10.1371/journal.pone.0022964
*Investigadores del IDIBELL

Ir arriba