Investigadores del IDIBELL relacionan la amplificación de una región cromosómica con la resistencia a un medicamento quimioterapéutico en cáncer de mama

Jorge Gómez Miragaya (autor principal de l'estudi) i Eva González Suárez (líder de l'estudi).
  • El estudio lo ha realizado un equipo liderado por investigadores del IDIBELL, con la participación de Baylor College of Medicine (Houston) y el Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias (IUOPA), entre otros

 

Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), con la participación de colaboradores del Baylor College of Medicine (Houston) y el Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias (IUOPA), publican hoy en Cancer Research un estudio donde relacionan el alto número de copias de una región cromosómica con la aparición de la resistencia a un medicamento quimioterapéutico. La investigación ha sido liderada por la Dra. Eva González-Suárez, jefe del grupo de Transformación y Metástasis del IDIBELL.

 

 

A día de hoy, la quimioterapia, a pesar de los efectos secundarios que tiene, sigue siendo el tratamiento más eficiente para combatir el cáncer. Uno de los medicamentos más extendidos en quimioterapia, y que ha sido objeto de este estudio es el docetaxel, un compuesto químico que actúa sobre las células tumorales impidiendo su correcta división. El proyecto de investigación se ha centrado en el subtipo de cáncer de mama más agresivo: el llamado cáncer de mama triple negativo (TNBC). Este subgrupo se caracteriza por ser muy heterogéneo (motivo por el cual no existen terapias dirigidas para combatirlo) y suele estar asociado a mal pronóstico. A pesar de que la respuesta inicial a quimioterapia sea positiva es frecuente que durante el tratamiento se desarrolle resistencia al fármaco. Uno de los retos a los que frecuentemente se enfrentan los oncólogos es la selección del fármaco de quimioterapia que más beneficie a los pacientes con cáncer de mama triple negativo. Esta selección se hace en la mayor parte de los casos de forma arbitraria.

 

 

Para llevar a cabo este estudio, los científicos han trabajado con modelos xenógrafos derivados de pacientes (PDXs). Estos PDXs son modelos animales (ratones) en los cuales se les ha implantado células tumorales del paciente, de manera que la muestra tumoral es mucho más representativa que no un cultivo celular convencional. En estos modelos se pueden testar distintos fármacos para ver si son efectivos, así como hacer estudios de resistencia, es decir, detectar si hay células que no responden al tratamiento.

 

 

Analizando, pues, el efecto del docetaxel en cancer de mama triple negativo en PDXs, los investigadores han observado que al igual que sucede en los pacientes, la resistencia a docetaxel emerge durante el tratamiento y han comparado el genoma de tumores sensibles al docetaxel y tumores apareados que derivan de ellos una vez ha surgido la resistencia tras el tratamiento continuado con docetaxel. Así han identificado un aumento en el número de copias de una región del cromosoma 12, llamada chr12p, en tumores resistentes al docetaxel e incluso tras tratamientos cortos con el fármaco. Estos resultados implican que una subpoblación de células tumorales resistentes al docetaxel está presente en el tumor y sobreviven al fármaco, a diferencia de las demás que mueren durante el tratamiento.

 

 

Además, los investigadores han descubierto que está subpoblación con muchas copias de chr12p resistente a docetaxel, es muy vulnerable al tratamiento con otro fármaco de quimioterapia, el carboplatino, razón por la cual la Dra. González-Suárez propone “aplicar un tratamiento secuencial que combine primero docetaxel y luego carboplatino, en vez de usar ambos fármacos individualmente o de manera simultánea como se hace actualmente”.

 

 

“Hemos asociado la presencia de esta región cromosómica chr12p a la resistencia a docetaxel y la vulnerabilidad al carboplatino” afirma la Dra. Eva González-Suárez. “Proponemos que el número de copias de chr12p se tenga presente como biomarcador para predecir si los tumores de los pacientes desarrollarán, o no, resistencia al docetaxel; y lo que es aún más importante, una vez emerja la resistencia a docetaxel, contar con un fármaco alternativo, el carboplatino.

 

 

Este descubrimiento podría representar la primera descripción de un biomarcador para la selección del fármaco de quimioterapia y la secuencia de tratamiento que podría beneficiar a los pacientes con cáncer de mama triple negativo.

Ir arriba