El 75% de los usuarios de cigarrillos electrónicos sigue fumando tabaco convencional

e-cigarretes_0

Un artículo publicado en la revista BMJ Open, liderado por el ICO, recoge por primera vez datos sobre el uso de los cigarrillos electrónicos en la población española. Sólo un 20% de los usuarios de los cigarrillos electrónicos ha declarado estar totalmente o bastante satisfechos con su uso. De hecho, un 75% continúa fumando tabaco convencional.
Así se desprende de un estudio publicado en la revista BMJ Open sobre el uso de los cigarrillos electrónicos en Barcelona. Se trata del primer artículo realizado en nuestro entorno que estima la prevalencia de uso del cigarrillo electrónico (con y sin nicotina), la satisfacción con su utilización y el lugar donde se compró.
El artículo muestra que el 6,5% de la población adulta de la ciudad de Barcelona -unos 83.000 ciudadanos-han utilizado alguna vez el cigarrillo electrónico. El 60% lo utilizó con nicotina y las tiendas especializadas son el establecimiento elegido generalmente por adquirirlo (70%).
En el estudio, liderado por Jose M. Martínez-Sánchez, epidemiólogo de la Unidad de Control del Tabaquismo del ICO, han participado investigadores del ICO y la Universidad Internacional de Cataluña, así como de las universidades de Harvard y Northeastern.
«El alto porcentaje de uso dual ‘de los cigarrillos electrónicos con el tabaco convencional, así como la baja satisfacción con el uso, compromete la efectividad del cigarrillo electrónico para dejar de fumar», manifestó Martínez-Sánchez.
La publicación de este artículo coincide con el informe elaborado recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que recomienda la regulación de los cigarrillos electrónicos en todos los espacios públicos y centros de trabajo.
En este sentido, el gobierno de España ya reguló en marzo de 2014 el uso de estos dispositivos en hospitales, centros educativos y edificios de la administración, si bien se excluyeron de la ley bares, restaurantes y otros espacios públicos cerrados, tal como sugiere la propia OMS. El ICO y la UIC fueron pioneros en regular el uso de cigarrillos electrónicos en sus dependencias el año 2013.

Ir arriba