Regular los lípidos de las membranas neuronales podría ser clave en las enfermedades de Alzheimer y Parkinson

Un estudio publicado en la revista Scientific Reports, del grupo Nature, ha demostrado, por primera vez, usando herramientas computacionales, que los lípidos poliinsaturados pueden alterar la velocidad de unión de dos tipos de receptores involucrados en algunas enfermedades del sistema nervioso. Los investigadores de la UB Francisco Ciruela y Maricel Gómez-Soler (Facultad de Medicina e IDIBELL), y Juan Carlos Domingo y Begoña Cordobilla (Facultad de Biología) participan en este estudio, que ha sido liderado por investigadores del Programa de Investigación en Informática Biomédica del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y de la Universidad Pompeu Fabra, junto con investigadores de la Universidad de Tampere (Finlandia).
Mediante simulaciones moleculares de última generación, que vendrían a ser como «microscopios computacionales», los investigadores han demostrado que una disminución de lípidos poliinsaturados en las membranas neuronales, como ocurre en los enfermos de Parkinson o Alzheimer, afecta directamente a la velocidad de unión los receptores de dopamina y adenosina. Estos receptores forman parte de la familia de los receptores acoplados a la proteína G (GPCR), localizados en la membrana celular y encargados de transmitir señales en el interior de la célula. Hasta ahora, diferentes estudios habían demostrado que el perfil lipídico cerebral de personas con enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson es muy diferente del de personas sanas. Estos estudios mostraban que los niveles de un ácido graso poliinsaturado presente en las membranas neuronales son considerablemente más bajos en el cerebro de los individuos enfermos. Los investigadores creen que esta diferencia en la composición lipídica de las membranas podría alterar la forma en que ciertas proteínas interactúan entre ellas, como en el caso de los receptores GPCR.
Estos resultados permitirán, en un futuro, iniciar nuevas vías de intervención terapéutica para regular la unión de estos receptores, bien a través de la composición de los lípidos de la membrana o bien diseñando nuevos lípidos que tengan un efecto modulador en esta velocidad de unión.
http://www.ub.edu/web/ub/ca/menu_eines/noticies/2016/02/066.html

Ir arriba