Nuevos aspectos de la taupatia globular glial podrían ayudar a diseñar fármacos más efectivos contra esta demencia

SONY DSC

El estudio, liderado por el Dr. Isidre Ferrer, ha descubierto que la patología que muestran los pacientes con taupatia globular glial es debida a la generación de depósitos proteicos dañinos para las neuronas y las células gliales. Asimismo, estos depósitos están formados por una gran variedad de proteínas, y no solo por tau como se creía hasta el momento. Además, son capaces de viajar a través de neuronas y células glials, lo cual permite la extensión del daño. Estos hallazgos han sido publicados en la revista Acta Neuropathologica, y  podrían ayudar al diseño de fármacos que no solo actuasen sobre tau y que tuvieran en cuenta la implicación de las células gliales.

 

 

 

Las taupatías son un grupo de enfermedades neurodegenerativas caracterizadas por la acumulación de la proteína tau fosforilada, o lo qué es lo mismo, tau unida a grupos fosfato. Dentro este gran grupo de enfermedades, entre las que hay el Alzheimer, se encuentran las taupatías globulares gliales. Estas se caracterizan por la acumulación de tau fosforilado en neuronas, y la formación de agregados en las células gliales como astrocitos o oligodendrocitos. El origen de esta enfermedad puede ser espontaneo o por mutación genética, ya que se han descrito varias mutaciones concretas que pueden inducir la enfermedad.

 

En este estudio liderado por el Dr. Isidre Ferrer, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge (IDIBELL), la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salut de la la Universidad de Barcelona (UB) y el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB), también ha colaborado el Dr. José Antonio del Río del Instiut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC) y la Facultad de Biología UB, ambos son miembros del Instituto de Neurociencias (UBNeuro) de la UB. Han estudiado los casos de varios pacientes con este tipo de taupatía, generada espontáneamente o por mutación genética. El estudio muestra que la adición de grupos fosfato no es específica de tau, hay muchas otras proteínas que se encuentran anormalmente fosforiladas. Esta hiperfosforilación provoca la disfunción y acumulación de las proteínas, lo que acaba dañando las células. Este descubrimiento ha sido también gracias a la participación del Hospital de Navarra, que ha hecho el análisis de los niveles de fosforilación y de las proteínas implicadas.

 

Otro descubrimiento importante del trabajo es que la acumulación de proteínas fosforiladas no solo afecta a las neuronas, las células gliales que las acompañan también están dañadas, concretamente los astrocitos y oligodendrocitos. Esto puede provocar, que determinadas conexiones neuronales, se rompan. Además, los agregados son capaces de viajar de una neurona a otra, o de una célula glial a otra, y expandir el daño por varias regiones cerebrales, como si se tratara de una infección.

 

Estos descubrimientos abren las puertas al diseño de nuevos fármacos que paren la progresión de la enfermedad. Primeramente, habrá que tener en cuenta que la alteración en la adición de grupos fosfato no solo afecta a tau, sino que hay otras proteínas implicadas. Por otra parte, ha aparecido un nuevo personaje en las taupatías gliales globulares, las células gliares, que no solo intervienen en el daño cerebral, sino también en la transmisión y expansión de la enfermedad. Finalmente, se podrían diseñar nuevos fármacos que parasen la transmisión célula a célula de estos agregados y en consecuencia el daño cerebral.

 

Este estudio ha sido financiado por el Ministerio de Economia y Competitividad, la Fundación “La Caixa” y “European Regional Development Fund”.

Ir arriba